Avisar de contenido inadecuado

Nuestras impresiones sobre el decreto reglamentario 1429 de 2010 (i)

{
}

Mediante el Decreto 1419 de 2010, nuestro Gobierno Nacional reformó la figura del Contrato Sindical, tal como había sido establecida en el Decreto 657 de 2006 el cual reglamento los artículo 482, 483 y 484 del Código Sustantivo del Trabajo, teniendo como principales consideraciones  para expedir el Decreto Reglamentario 1419 de 2010 que  “el contrato sindical es una institución jurídica del derecho colectivo del trabajo, a través de la cual los sindicatos pueden participar en la gestión de las empresas y en la promoción del trabajo colectivo” y que .” en virtud de lo anterior y conforme a lo previsto en los artículos 482, 483 y 484 del Código Sustantivo del Trabajo, es pertinente reglamentar aspectos atinentes al contrato sindical.” , y según nuestro Presidente de la República una herramienta para la búsqueda del SINDICALISMO PARTICIPATIVO en un momento histórico de crisis ( llamémoslo así por respeto a los Sindicatos sobrevivientes) y frente a las críticas hechas contra la figura del Contrato Sindical, por considerarse una figura tendiente a cooptar los intereses del movimiento sindical.

El primero de los cambios introducidos por el Decreto Reglamentario 1429 de 2010, es el referente a  las personas jurídicas entre las cuales se puede celebrar el Contrato Sindical, pasando de “un acuerdo de voluntades solemne, nominado y principal, entre uno o varios sindicatos de trabajadores con uno o varios empleadores o sindicatos de empleadores, para la prestación de servicios o la ejecución de obras con sus propios afiliados.” ( Artículo 1° del Decreto 657 de 2006 a “un acuerdo de voluntades, de naturaleza colectivo laboral, tiene las características de un contrato solemne, nominado y principal, cuya celebración y ejecución puede darse entre uno o varios sindicatos de trabajadores con uno o varios empleadores o sindicatos de empleadores, para la prestación de servicios o la ejecución de obras con sus propios afiliados, realizado en ejercicio de la libertad sindical, con autonomía administrativa e independencia financiera por parte del sindicato o de los sindicatos y que se rige por las normas y principios del derecho colectivo del trabajo.”, definición que aparentemente pareciera establecer un sindicalismo “democrático y participativo” creador de empleo, recuerda el viacrucis que actualmente se esta viviendo con las Cooperativas de Trabajo Asociado, pues no podemos perder de vista que mediante Sentencia  del 13 de diciembre de 1994, Radicación 7136 y de 11 de Febrero de 2009 Radicación 32756[i]  , nuestra Honorable Corte Suprema de Justicia definió los alcances del Contrato Sindical, como un contrato cuya naturaleza se asimila a los Contratos Civiles de Prestación de Servicios o de Ejecución de Obra o Labor cuya remisión del artículo 482 del Código Sustantivo del Trabajo sobre el hecho de que la duración, la revisión y la extinción del contrato sindical se rigen por las normas del contrato individual de trabajo, no significa una camisa de fuerza para los contratantes en cuanto no puedan convenir otras formas contractuales que se ajusten a la realidad en que pretenda desenvolverse. [ii]

 

 

 


[i] Sentencia de 13 de diciembre de 1994, Radicación 7136 de la Corte Suprema de Justicia Magistrado Ponente Hugo Suescún Pujols y Sentencia de  once (11) de febrero de 2009 Magistrado Ponente Luis Javier Osorio López.

 

[ii] Sentencia de  once (11) de febrero de 2009 Magistrado Ponente Luis Javier Osorio López.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Nuestras impresiones sobre el decreto reglamentario 1429 de 2010 (i)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre