Avisar de contenido inadecuado

Hacha, calabaza y miel

{
}

 

El señor Ministro de Hacienda, JUAN CARLOS ECHEVERRY ha radicado   el proyecto de Acto Legislativo 13 de 2010, por medio del cual se reforman los artículos 360 y 361 de la Constitución Nacional con el fin de crear un nuevo SISTEMA GENERAL DE REGALÍAS, buscando eliminar  el actual sistema administrado por el Departamento Nacional de Planeación (DNP) que diferencia entre regalías directas (las cuales benefician a los departamentos y municipios en cuyo territorio se adelanten explotaciones de recursos naturales no renovables o en los que se encuentren puertos marítimos y fluviales por donde se transporten dichos recursos o sus derivados y que por ley deben destinarse a proyectos  de inversión contenidos en los planes de desarrollo territorial, con prioridad en saneamiento ambiental, cobertura y ampliación de servicios de salud, educación, electricidad, agua potable, alcantarillado, aseo y demás servicios públicos básicos esenciales) y   regalías indirectas que van a manos del FONDO NACIONAL DE REGALÍAS ( con la finalidad de que puedan  acceder a ellas todas las entidades territoriales presentando proyectos de promoción de minería, preservación del medio ambiente y proyectos regionales de inversión definidos como prioritarios en los planes de desarrollo) y pasar a un sistema  de centralización de ambas clases de regalías para su posterior redistribución con base en los melifluos y remachados criterios de pobreza, eficiencia y equidad regional .

Para la consecución de la tan anhelada eficiencia y equidad regional, nuestro gobierno nacional en su omnisapiencia ha dispuesto dentro del proyecto de acto legislativo la creación de dos fondos a saber,  Un FONDO DE AHORRO Y ESTABILIZACIÓN administrado por el Banco de la República el cual tendrá como objetivo absorber las fluctuaciones en el valor de las mismas, con el propósito de reducir la volatilidad en los ingresos de los beneficiarios[i]  y un FONDO DE COMPETITIVIDAD REGIONAL administrado por el Gobierno Nacional  subdividido a su vez en un FONDO DE COMPENSACION REGIONAL y un FONDO DE DESARROLLO REGIONAL, entre los cuales se repartirá la bicoca del 100% de todas las regalías nacionales y convertirían al gobierno central en el PAPA DE LOS POLLITOS, pues los recursos de los mismos  no harían parte del Presupuesto General de la Nación ni del  Sistema General de Participaciones.

De la lectura de  la exposición de motivos del proyecto de acto legislativo, se colige claramente que son el  intervencionismo  al boom petrolero y minero y no los  altruistas principios de eficiencia  y equidad regional la verdadera inspiración del nuevo SISTEMA GENERAL DE REGALÍAS, por lo que, aun aceptando en gracia de discusión, el sesgado ( y por gracia de la iteración convertido en paradigma) argumento de que los municipios y departamentos petroleros y mineros han hecho mal uso de los recursos provenientes de las regalías; no es menos diáfano el hecho de que el gobierno nacional, no contento con la creación de una Agencia Nacional de Hidrocarburos y posiblemente una Agencia Nacional Minera, quiere dar el golpe de gracia, quitando así no solo el hacha y la calabaza  sino también la miel.

 


[i] Inciso 4º  del posible nuevo artículo 361 de nuestra Constitución Política.

{
}

Deja tu comentario Hacha, calabaza y miel

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre